Diferente no significa malo: la vida tras una tiroidectomía por cáncer de tiroides

El cáncer de tiroides es probablemente la enfermedad más grave de la glándula tiroidea. Si bien los tratamientos tienen un alto porcentaje de tasa de supervivencia, es importante generar conciencia alrededor de qué es, sus síntomas y cómo se puede combatir. En especial, poder identificar los síntomas permite un tratamiento rápido y óptimo con menos secuelas. Pero, ¿Qué pasa una vez esta enfermedad es tratada?


Diferente pero similar


Usualmente, los pacientes con cáncer de tiroides son tratados con un procedimiento de tiroidectomía. En este, la tiroides es extirpada en parte o totalmente del cuello y luego tiene seguimientos médicos para revisar que el paciente no haya desarrollado una metástasis o vuelva a desarrollar células cancerígenas en la región. En algunos casos la cirugía es complementada con terapia de yodo radioactivo para terminar de destruir los tejidos cancerígenos que quedan tras la extirpación de la tiroides, lo que mejora la tasa de supervivencia de la persona.


Como cualquier otro cáncer, estos procesos tienen cambios sobre la vida general de los pacientes. Por un lado, el cuerpo va a sufrir un desbalance general debido a que no se produce tiroxina. Por otro lado, dependiendo de los tratamientos que se hagan, habrá cambios en la voz, en la piel o, si se llega a etapa de quimioterapia, incluso puede incluirse el deterioro de la piel y el cabello.


Sin embargo, tras el tratamiento y la recuperación del mismo, es muy probable que los pacientes puedan recuperar y mantener una buena calidad de vida con algunos pequeños ajustes a su vida general.


Nuevas dietas


Algunas comidas serán más difíciles de comer y otras pueden ser un gran desbalance en el cuerpo debido a la falta de tiroxina. Tras el tratamiento, un nutriólogo se encargará de establecer unas dietas. Es importante seguirlas al pie de la letra, pues están pensadas para que podamos comer más fácil y evitar complicaciones. Es muy probable que estas se enfoquen en dietas bajas en yodo (en especial cuando se hace el tratamiento de yodo radioactivo) y dietas altas en calcio, para ayudar a reforzar los huesos.


Si bien estas dietas pueden cambiar en algo nuestra dieta usual, no son restrictivas a pocos alimentos o una variedad muy cerrada. Las dietas usualmente pedirán que no consumamos sal, soja y otros condimentos por el estilo. Al comienzo nos puede dar un sabor de la comida algo desabrido, pero con el tiempo nos acostumbraremos.


Eso sí, tendremos también que tomar medicinas y suplementos para balancear el cuerpo.


Actividad física


La recuperación tras una tiroidectomía nos pide que tengamos algunas semanas de descanso. Si además se continúa con el tratamiento de yodo radioactivo, el cuerpo no va a estar en las mejores condiciones para la actividad física. Así que es posible que al comienzo del proceso de recuperación nos sintamos débiles y limitados en estar activos.


Sin embargo, cuando el doctor ya nos permita activarnos, podemos comenzar a hacer algunas actividades como ejercicios de adaptación y fortalecimiento; además de la terapia de recomendación indicada por los especialistas. Si estamos bajo tratamiento de yodo radioactivo, es posible que el doctor nos limite a hacer actividad física en privado y estar lejos de las personas durante tiempos prolongados.


Una vez pase el tratamiento total, ya tendremos la posibilidad de socializar, volver a hacer ejercicio riguroso y demás actividad física.


Socializar


Socializar es una parte esencial del proceso de recuperación tras la tiroidectomía. Es importante hacer saber a familiares y amigos los cambios generales y las necesidades que requiere esta nueva etapa. Teniendo esto en cuenta, el volver a realizar actividades normales manteniendo la calidad de vida que llevábamos no será tan difícil.


La única parte del proceso donde puede haber un distanciamiento general es al recibir terapia de yodo radioactivo, pues es un proceso que puede poner en riesgo a las personas fuera del tra


tamiento. En este caso, durante el tratamiento la socialización debe ser a distancia. Debemos tener un baño exclusivo, una vajilla aparte, ropa de cama aparte e idealmente una habitación únicamente para nosotros. Acá hay varios cuidados sanitarios que son en pro de proteger a nuestros seres queridos.


Sin embargo, una vez acabe este proceso, ya podremos retomar nuestras actividades sociales como hacer ejercicio en un gimnasio, ir a restaurantes y el cine, pasear, encontrarnos con amigos. La vida tras una tiroidectomía no nos limita en la variedad de interacción que podemos tener.


Lo único que es importante es tener ciertos cuidados adicionales en cuanto la alimentación, y que el déficit de calcio y otros componentes pueden hacer que nuestro cuerpo esté más débil de lo normal. Entonces no hay que empujarlo al límite para evitar fracturas indeseadas o recaídas. A medida que vayamos fortaleciéndolo, podremos aumentar esa cantidad de actividades.


Fuentes:

https://www.cancer.org/cancer/thyroid-cancer/after-treatment/follow-up.html

https://www.cancer.org/cancer/thyroid-cancer/detection-diagnosis-staging/survival-rates.html

https://www.verywellhealth.com/when-your-family-member-or-friend-has-thyroid-disease-3232782

https://www.nhs.uk/conditions/thyroid-cancer/treatment/

https://www.amecat.org/yodo-radiactivo

https://moffitt.org/cancers/thyroid-cancer/faqs/how-does-thyroid-cancer-affect-the-body/#:~:text=The%20most%20common%20locations%20for,and%20organ%20failure%20can%20occur.

https://www.cancer.org/cancer/thyroid-cancer/if-you-have-thyroid-cancer.html

http://www.endocrino.cat/es/tiroides.cfm/ID/6079/ESP/dieta-baja-yodo.htm





114 views